Menú Principal
2 de diciembre de 2021

En el Día de la Secretaria: Funcionaria de larga trayectoria entrega consejos a las nuevas trabajadoras del área administrativa

Jovita Fuentes Henríquez, secretaria del Laboratorio de Anatomía Patológica del Hospital Claudio Vicuña, cumplió un cuarto de siglo de servicio en la institución, tiempo suficiente para adquirir los conocimientos necesarios para entregar un mensaje a quienes recientemente se incorporaron al establecimiento.

“A las secretarias, que mañana estamos de día, sobre todo las que trabajan en los servicios clínicos les aconsejo siempre tratar de buscar una solución a los problemas que nos cuentan los pacientes. Las insto a ser empáticas, a ponerse en el lugar del otro. Pensar que la gente que va al hospital siente dolor. También, no menos importante, ser reservadas, profesionales, criteriosas y ser parte de un servicio con amor, ya que todos somos importantes, somos parte de una cadena que tiene como objetivo dar una buena atención a los usuarios”, manifestó la administrativo que se acogerá a retiro voluntario el año 2022.

Laboratorio de Anatomía Patológica

De los 25 años de servicio en el hospital, Jovita se ha desempeñado por 23 años en el Laboratorio de Anatomía Patológica, servicio al que según sus palabras le tiene “un tremendo aprecio. Esta unidad fue creada por la doctora Marlene Sperger Toro junto a la técnico en enfermería Marcela Peña Brevis en 1997”.

“Me gusta todo de mi trabajo. He aprendido mucho, estoy familiarizada con terminología médica, con nociones de anatomía y de los diagnósticos. En el día a día me encargo de escribir los resultados de las biopsias, de los trámites administrativos y de la atención de público”, explicó la secretaria.

Para Jovita Fuentes el momento más duro en su trayectoria en el hospital fue la trágica muerte del jefe del servicio, el anatomopatólogo Germán Herrada Muñoz, en octubre de 2020. “Todavía lo extraño. Éramos amigos. En los momentos más difíciles estuvimos juntos y también compartimos harto como equipo. A él no le gustaba que los pacientes esperaran por los resultados y hacía lo que fuera porque la gente los tuviera pronto, al igual que la doctora Sperger”.